King Tuff – The Other (Indie Rock)

No es lo mismo la pérdida de inocencia que el acercamiento a la depresión. Aunque ambos protagonizan la ruptura de una realidad pasada que posteriormente es vista como “aquellos buenos tiempos” o como falsedad, los grados de sufrimiento de uno y otro son diferentes, o al menos en teoría.

The Other de King Tuff pone en manifiesto lo que esto significa. Tras tres discos donde su mayor preocupación era perseguir a chicas y tomar Slurpees, King Tuff poco a poco sufrió de algún tipo de crisis mientras estuvo en Tour  que ha causado que sus discos se enfoquen más en temas relacionados con la muerte y la enajenación tecnológica. La pregunta es ¿Es esto un paso hacia la depresión? ¿O es solamente pérdida de inocencia? No se puede saber.

“The Other”, la canción estelar del disco, abre el disco evocando a Mercury Rev y Ty Segall en una balada piscodelica que muestra a King Tuff más cerca del Sol. Con una melodía verdaderamente hermosa, aunque una producción lamentable en donde todo parece ser atrapado en un tubo de plástico caliente, Tuff empieza con un pie derecho dando una historia sobre la búsqueda de ese otro que te va a hacer feliz. Su conclusión: Ese otro siempre ha estado a tu lado, entonces deja de ver al sol y ve la realidad por lo que es.

Después el disco ya está lleno de pasos izquierdos. “Raindrop Blue” y “Psycho Star” tienen por mucho la mejor estructura melódica con saxofones movidos y ritmos muy bien contrastados entre coro y verso, pero si no fuera por la participación de Ty Segall en la batería estas se desplomarían. “Infinite Mile” usa a Bob Dylan de una forma un tanto cómica pero dada la temática depresiva del disco la comedia se pierde por completo. Además, todas las canciones que prosiguen a “The Other” son bombas en sí mismas, pero son bombas demasiado parecidas como para hacer a esta una escuchada placentera. No solamente se tiene casos graves de Deja-Vus constantes, son Deja-Vus ruidosos que no te dejan pensar en otra cosa.

Con esta depresión/madurez a veces vienen algunos golpes líricos bastante bien medidos como lo es “Thru The Cracks” en donde se cuenta la historia de un suicidio sin nunca sonar melodramático al extremo. Su felicidad adquirida con el tiempo y su tristeza nueva se combinan muchas veces para crear la ilusión de qué toda este depresión se puede disipar con tan solo dejar de ver al sol.

Aun así no se puede evitar sentir a que uno está escuchando a una versión con bajo de Tame Impala solo que sin la nostalgia; tristeza parecida con temas parecidos pero con producción lodosa y malas escritura musical.

Calificación: 5+/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.