Rae Sremmurd – SR3MM (Hip-Hop)

Calificación: 6+/10

Nota: Por cuestiones de pragmatismo y paciencia, esta reseña se tratará solamente de S3MM. Los otros 2 discos adicionales titulados Swaecation y Jxmtro que cada integrante hizo por su cuenta no serán tocados ya que el autor de esta reseña los considera una versión débil de lo que OutKast creó hace 15 años, y uno distracción del disco principal.

Swae Lee y Slim Jxmmi regresan para continuar su aclamada saga de discos SremmLife. Tras hacerse famosos con su canción más famosa “Black Beatles”, este dúo no ha dejado de crecer musicalmente y de atontarse líricamente. Por cada gran idea bien implementada e increíblemente movida, 3 frases desesperantes surgen que hacen que uno prefiera solo escuchar el bajo y cerrar los oídos.

La temática del disco corre a través de la idea ya introducida previamente en SremmLife 2 de que el Hip-Hop es “tan arte” como el Rock, teniendo un impacto más grande hoy en día que cualquier cosa que Axel Rose haga. El hecho de que Sremmurd nos trate de convencer de esto es cómico por la simple obviedad del argumento. El Hip-Hop ha crecido con el tiempo para convertirse en el género que tiene más relevancia cultural a lo largo de todo Estados Unidos (y posiblemente México), y honestamente es difícil tener que convencer a alguien que escucha a Rae Sremmund de que esto es verdad.

Obviamente el disco no podía existir sin centenares de referencias a cuánto dinero los hermanos tienen y al tamaño de sus zapatos y Lambos. Aunque sé que es un tanto vacío criticar toda una tradición lírica en donde presumir riquezas es un signo de estatus y de avance social en una comunidad donde el estanque económico es lo más común, uno no puede simplemente no impresionarse por nada de lo que los hermanos dicen. Con algunas excepciones como “Bedtime Stories” y “Buckets”, toda canción toca el tema del dinero con tanta sutileza como la de Trump en “The Bachelor”. Incluso “Up in My Cocina” uno puede sentir leve tintes de machismo floreciendo en el coro principal.

 

Dejando esto ir, las canciones son una bomba. Producidas con un dedo de oro, los ritmos captan la sutileza que su voz no puede dar. Aunque ninguna canción pega en una cumbre como Post Malone o Logic, el aire oscuro y bien mantenido que el disco mantiene a lo largo de este hace un trabajo excelente en mantenerte concentrado. El bajo constante de “Perplexing Pegasus” y “Buckets” es un ejemplo perfecto de esto; incluso con un ritmo repetido hasta el infinito a lo largo de estas canciones, este bajo logra dar un profundidad única y nada aburrida.  Incluso “42”, la cuál es por mucho el intento más débil de salirse de la formula de sonidos usuales, tiene suficiente aire como para poner de buen humor.

Los invitados en este disco también ayudan de manera sobresaliente; desde la voz de The Weeknd combinada con aplausos sintetizados hasta la voz de Future ahogada de bajo, cada una de las invitaciones tiene algo que agregar y no le quitan el foco de encima a los hermanos Sremmund.

Musicalmente este disco es una joya, qué lastima que las letras sean tan innocuas que uno tenga que apagarse para poderlo apreciar de manera correcta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.