Iceage – Beyondless (Post-Punk)

Calificación: 8-/10

El estilo de vida Punk podría ser por mucho el más enajenante de todos. Basado en una crítica continua hacia todo lo que nos rodea y explicaciones detalladas de cómo artistas sufren una alienación con el resto de la población, este género no deja de dar razones para cuestionar absolutamente todo lo que alabamos. Amor, felicidad, sabiduría; todas pueden ser vistas como alienaciones y falsedades.

Esta forma de pensar no está sin sus consecuencias emocionales en la gente que lo adopta como guía de vida. De la misma manera que The Replacements y The Libertines se hicieron famosos por ese estilo de vida enajenante y lo conciente que eran de este, los daneses de Iceage son únicos en el género por el simple hecho de que todo lo que escriben es su realidad. No hace falta ver más que la foto de Elias Benther (el cantante del grupo) y Sky Ferreira para darse cuenta de lo desconectado que se sienten de todo.

La banda Iceage se hizo famoso hace 5 años gracias a su tercer álbum “Plowing from the Field of Love” en donde la definición de Post-Hardcore Punk era sentida hasta la médula y no solamente imitada. Con una voz de sufrimiento eterno y unos ritmos aguados que hacen pensar a una muerte constante, esta banda se dedicó a hacer de este género algo más que un concepto; se hizo una realidad para los que lo escuchaban.

En “Beyondless”, esta banda dánesa sigue esta forma de pensamiento, haciendo de su estilo un poco difícil de tragar un poco más accesible pero sin quitarle las partes que los definen. Por cada canción en Beyondless, una temática es explorada para explicarnos por qué es que este tema es o una mentira, o un sufrimiento, o una forma de debilidad humana.

El Inicio del disco se da con “Hurrah”, el cual con un muro de sonido y una batería que incrementa en intensidad poco a poco cuenta cómo el ser humano es un ser violento, y trata de ilustrar a la vida de un soldado de guerra que dejó de pelear por una bandera y lo empezó a hacer por sangre y violencia. No es una crítica hacia nuestros líderes ni a una política en general, es una crítica hacia nosotros y a nuestra propención a la violencia.

La siguiente canción, “Paink Killer”, introduce uno de los cambios estilísticos más difíciles de digerir en el disco, y que se repite a lo largo de este. La historia sobre un amor que solo existe por la adicción a no sentir nada en el mundo real para no afrontar el dolor que uno tiene adentro de uno mismo se acompaña con una orquesta que, en lo personal, resulta totalmente innecesaria. No es nuevo que Iceage introduzca sonidos nuevos: “Hurrah” tiene un piano metálico que no aparece en todo el disco, “Thieves like Us” tiene unas marimbas un poco atonales que le dan profundidad a la canción, “Under the Sun” usa de unos violines a la “A Day In The Life” para crear tensión. Lo diferente de esta orquesta es que esta se usa a lo alrgo de varias canciones y personalmente siento que le quita mucho de ese aire Post-Punk en auras de innovación innecesaria.

Todo el disco prosigue de manera parecida, aunque con tintes únicos: “Showtime” cuenta la historia de un suicidio en el escenario como en Birdman pero con música de cabaret infernal, “Thieves Like Us” da a luz una canción de cantina para criticar a todas esas pesonas que toman y luego le dan sus opiniones del mundo a todo mundo como si fueran dioses omnispientes, “Waiting For The Day Music Dies” le da a la idea de la depresión una formulación diferente con el protagonizta esperando y contando lentamente a que su felicidad se acabe (lo cual a su vez es signo de que no es feliz incluso en esos momentos). Toda canción usa un tema y lo estira a su perfección para darle su luz Post-Punk-Me-Quiero-Matar de manera tan vívida que uno no se sorprende que la música suene tan fiel al género.

 

Por cada persona feliz, hay una infeliz esperando poder dar su punto de visto de porqué todo está mal, y Iceage es esa persona. La diferencia es que esta persona es posiblemente la más violenta y pérdida que tienes, así es que ten cuidado con cómo lo tratas.

La música también está bien, solo que me hubiera gustado menos trompetas  y más saturación (esto es totalmente subjetivo, lo se). Aún así, el disco despega de manera hermosa y no decepciona en lo absoluto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.