Arctic Monkeys – Tranquility Base Hotel & Casino (Rock)

Calificación: 7+/10

Este viernes, millones de personas alrededor del mundo se dieron cuenta que más que amar a de Arctic Monkeys estaban enamorados de ellos. La diferencia es sutíl, pero existe: Cuando uno ama, uno está dispuesto a ver a través de todo lo negro para encontrar brotes de luz que convierta a esa oscuridad en iluminación. Cuando uno está enamorado, uno idealiza y no es difícil que está creación propia y el vínculo sentimental asociado se pierda. La gente se había enamorado de la imágen de Alex Turner en guitarra eléctrica y chaqueta de cuero, de su copete glorioso y su forma de enunciación perfecta, y otras cuantas banalidades, perdiendo de vista que este es tan solo un humano y que su personalidad no es de dominio público.

Turner se dió cuenta de cómo él se había convertido en una imágen pública, y aplicando un cambio de 180° se hizo cargo de que todos aquellos que pensaban que lo conocían pero que solo lo objetivizaban. Nadie mejor que Jesucristo para explicarnos lo que esté álbum significó: Recojan primero la mala hierba, y átenla en manojos para quemarla; después recojan el trigo y guárdenlo en mi granero“. Si esperabas alimentar tu idea de lo que hacía a Arctic Monkeys perfecto, este no va a ser tu disco.

El cambio difícilmente pudo ser más radical. Quitando casi por completo todo riff de guitarra pegajoso y todo ritmo explosivo de sus discos anteriores, optaron por crear un disco conceptual el cual trata de cómo el progreso tecnológico hace posible el primer Hotel & Casino lunar de toda la historia. Con esto en mente, es totalmente increíble cómo Turner logró crear un sonido que adopte esa temática por completo: por 40 minutos, acordes y arpegios de piano y baritono agudos cortados con ritmos de batería lentos retroalimentados por bajo logran crear el primer Hotel & Casino intergaláctico en la historia de la música.

Para ser justos con la crítica negativa, Turner se ha vuelto un compositor más flojo. Gran parte de las canciones protagonizan diferentes ritmos de teclados que fluctúan del organo al baritono y rara vez se salen de una idea principal, y difícilmente hay una instrumentación lo suficientemente variada como para romper con la monotonía. Las ideas aunque muy buenas, se agotan muy rápido: “Star Treatment” hace de la música de elevador y Spa en algo más interesante, “She Looks Like Fun” usa a The Raconteurs para darle variedad rítmica al disco (aunque esta suena verdaderamente incómoda), “American Sports” pone a Turner en un monólogo en donde uno pierde lo verdaderamente intricada que es la composición por la fuerza monotónica que tiene. Así, musicalmente hablando, todo momento bueno dura 1 minutos para luego morir y tener de sobra otros 3 minutos.

Líricamente es donde el disco es oro puro. Parecería ser que Turner decidió sacrificar toda la composición para dare a los pocos que lo escuchan uno de los discos más cargado de referencias de películas, series, libros, proverbios, y bandas en mucho tiempo, todos con un propósito personal o crítico sin falla. La frase que abre su disco, “I just wanted to be one of the Strokes/ Now look at the mess you made me make”, puede que sea el comentario más humano que Turner a hecho en torno a su persona; consciente de cómo la fama lo ha superado a él como persona, Turner se lamenta el desastre que ha causado con la música al solamente querer agarrar una guitarra y ser uno de los grandes. Irónicamente Julian Casablancas de The Strokes dejó su banda por esta misma razón, sea lo que sea que esto signifique.

El disco entero es un intento exitoso de críticar todo lo críticable a través de esta metáfora de salirse del laneta Tierra para ser parte de esta comunidad Premium que tiene acceso a Spas y Casinos en la luna. La imaginación de Turner llega a volar tan alto que en su mejor canción, “Four Out of Five”, la historia gira sobre cómo el narrador logra abrir la primera taquería intergaláctica de la historia, siendo un hit en la crítica con “4 estresllas de 5” como calificación. Las formas para explorar esta canción son multiples: ¿Porqué es que la taquería solo obtuvo 4 estrellas sí es un Hit? ¿Acaso la crítica no es más una excusa para hacer elecciones seguras y no hacer enojar a los que los leen? ¿Quién va a cuidar del Planeta Tierra? ¿Acaso la enajenación no tendrá límites incluso al viajar a otros planetas? ¡¿Acaso la elite no es más que una máquina de gasto continuo?! ¡¡¿Tendrán carnitas al Pastor?!!

Así, cada canción tiene un mundo de interpretaciones y puntos de vistas; desde la crítica a la sobrecarga de información en “The World’s First Ever Monster Truck Front Flip” (el cual suena al título de un post de Buzzfeed) hasta la sátira política de “Golden Trunks” uno no puede dejar de desdeñar y leer cada frase para tratar de succionar todo lo que se dice mientras uno flota en el espacio en un Yate y 2 martínis.

¿Musicalmente mediocre? Posiblemente, pero por primera vez me siento verdaderamente emocionado por el siguiente disco de Arctic Monkeys ya que Turner ha demostrado tener más agallas y cerebro que muchos de sus contemporáneos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.