Kanye West – Ye (Hip-Hop)

Calificación: 7+/10

Contrario a la creencia popular, la gente más rica del mundo también tiene sentimientos. Como estamos acostumbrados en verlos a lado de anuncios de ropa deportiva y series de televisión con guionistas creativos uno olvida inconscientemente que, sin importar que tan público seas, existe una probabilidad muy alta de que por dentro estés lo suficientemente roto como para lograr asustar a unos cuantas personas amadas; y a algunas revistas de entretenimiento en el camino.

Cuando Britney Spears tuvo su crisis nerviosa o cuando Amy Winehouse dejó ir su vida por sus propias manos, los medio de comunicación se hicieron cargo de mostrar a esta noticia como si fuera un episodio de Arrested Development con el objetivo de crear emoción y discusión en los televidentes, perdiendo por completo de enfoque la destrucción emocional por la que estas personas debieron de haber pasado para llegar a esos puntos de su vida. Pero al parecer no hay nada más entretenido que la destrucción humana, y sobre todo si es por parte de aquellos que “lo tienen todo”.

No es sorpresa entonces que en menos de 1 año Kanye haya logrado crear más encabezados de los que Palestina logró; entre su frase mal interpretada de “Slavery is a choice” y su acercamiento poco sutil a Donald Trump, Kanye West ha logrado hacer de su nombre en una postura política y todavía no pasa ni la mitad del año. Obviamente sus demonios personales y su desequilibrio mental no es lo que importa, lo que importa es discutir si “Kanye is an asshole”.

Para reparar esto, West decide abrirse emocionalmente como nunca lo había hecho en su nuevo disco, Ye. Dando a conocer que sufre de trastornos bipolares, este nuevo proyecto es como un de esos episodios de Scooby Doo en donde el monstruo al final del episodio no era más que una persona enmascarada. Pensamientos suicidas, inseguridades, desequilibrio mental; todo lo que a Kanye lo configura queda expuesto por completo, rompiendo con la fachada que “God Kanye” usó para llegar a la cima en donde se encuentra ahora.

Musicalmente el disco es una continuación de The Life of Pablo pero combinando todos los estilos que en discos anteriores lo definieron. “I Thought Abut Killing You” usa voces en Auto-tune en el fondo y efectos vocales como los que Vampire Weekend usó en su último disco junto con ritmos Trap para hacer una introducción que podría caber en The Life of Pablo sin problema alguno, mientras que “Yikes” continúa este estilo de forma uniforme. “Wouldn’t Leave” usa una composición muy parecida a todo lo perteneciente a su disco debut pero con una mayor producción electrónica, y “Ghost Town”, la cual es por mucho lo mejor del disco, usa una guitarra eléctrica ahogada e idéntica a la que usó en “Devil in a New Dress” para su álbum My Beautiful Dark Twsted Fantasy. Ningún sonido es innovador por sí misma, pero la forma en cómo son combinadas crean algo que claramente nunca había tocado antes.

“Ghost Town” parece ser la canción que ha llamado más la atención de los fans más cualquier otra canción del disco, y es fácil ver porqué. Este híbrido entre música Funk, Soul, Rock, Hip-Hop y R&B hace de Kanye, Kid Cudi y 070 Shake en una versión desafinada, borracha, e innovadora de ellos mismos. Aunque atonal a veces, a canción es… algo cool, sin mucho que se pueda decir de ella por su propia extrañeza.

Este podría ser el disco más emotivo y humano que West ha creado si no contamos a The College Dropout; abriéndose a su esposa, a su hija, a sus amigos, y a sus fans, Kanye se aleja de su idolatría propia y demuestra que tiene más demonios de los que las personas desearían no tener ¿Cuáles son estos demonios de los que Kanye tanto habla? No es fácil saber. Aunque con temáticas estrechas en sus canciones, los mensajes dentro de ellas no lo son mucho. Por ejemplo, “I Thought About Killing You” y “Yikes” utilizan de guía a sus problemas mentales y a los pensamientos más horrendos que lo rodean pero uno nunca puede encajar exactamente a qué mensaje quiere llegar, solo dándonos una pintura incompleta de sus intenciones.

Pero realmente el hecho de que Kanye West no nos esté direccionando a un mensaje en específico es lo que hace tan humano a Ye. De la misma manera que uno solo habla con el psiquiatra en círculos y zig-zags, Kanye habla con nosotros en líneas mal estructuradas porque al fin, después de 8 discos, West decidió abrirse al mundo para dejar de esconderse detrás de toda su fama.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.