The Carters – Everything is Love (R&B, Hip-Hop)

Calificación: 8-/10 (Recomendación Auditiva)

Lanzando un disco sorpresa, Jay-Z y Beyoncé regresan con un disco colaborativo bajo el nombre de The Carters para seguir discutiendo los términos de su matrimonio cual terapia de parejas. Esta pieza final de la trilogía que Beyoncé inició con su disco Lemonade y que Jay-Z prosiguió en 4:44 continúa con la temática de la infidelidad de Jay-Z y el amor alrededor de esto, pero ahora con intentos de arreglar un matrimonio que en sus discos anteriores parecía estar en pedazos. Además, este disco protagoniza a Jay-Z ofendiendo a Kanye, Drake, Nas, Spotify a los Grammy’s, al Super Bowl, y a otra bola de objetos lo cual también es divertido.

La portada del disco puede que sea el mejor resumen disponible de todo el disco a nivel conceptual. Beyoncé y Jay-Z cuidándose el uno al otro mientras le dan la espalda a la Mona Lisa y al “arte” (lo cuál se traduce a su mundo por completo) es posiblemente el mensaje más cursi de toda su carrera, pero funciona; la forma en la que usan el arte como forma de emendar sus problemas emocionales es de admirar. Como se darán cuenta repetidas veces a lo largo del disco, a Beyoncé y Jay-Z ya no le importan dos cominos nuestra opinión o como los vemos y la portada solo da testimonio de qué este disco está hecho por dos personas que necesitan la música para seguir adelante como personas, y no como artistas.

Musicalmente, el disco tiene 3 espectros por las que sus canciones corren sin equivocación: el R&B usual de Beyoncé, el Hip-Hop usual de Jay-Z, y una combinación de ambos estilos de forma increíblemente orgánica; todo esto está producido de la forma más Trap y “moderna” posible con percusiones sintetizadas que cambian constantemente, dándole al disco un sentimiento de progreso en relación a sus demás discos. La excepción obvia de esta regla es “Apeshit” en donde Beyoncé decide ponerse la camiseta Rae Sremmund pero con cocaína en la sangre para dar la canción Trap mejor producida y más demónica de este año.

Cuando Jay-Z y Beyoncé combinan fuerzas, el disco despega como nunca; el ritmo Funk de “Heard About Us”, el himno Trap maniático de “Apeshit”, las trompetas en “Boss” y el Sample ahogado en ritmos hermosos de “Black Effect” dan testimonio de esto. La parte débil del disco se da cuándo cada uno hace una canción por sí solos o cuando no logran unir ningún sonido orgánico con la producción Trap como en “Nice” o “713”. El disco nunca llega a ser malo per se, pero estás partes no contrastan bien con el resto del disco en muchas ocasiones ya sea por falta de sonidos o de claridad.

Aunque la letra a veces llega a rayar un poco a lo que alguien leería en una entrevista en Vogue, Love is Everything es un testamento de amor que pocas personas pueden lograr, tanto conceptualmente como musicalmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.