Drake – Scorpion (Hip-Hop, R&B)

Calificación: 2+/10

No se en qué momento Drake decidió que hacer un disco doble era lo mismo que hacer un disco con muchas canciones y dividirlo en dos partes. La razón por la que los discos dobles son tan escasos es porque es realmente difícil mantener la atención de alguien por un periodo de tiempo tan largo, y para esto se necesitan MUCHAS ideas artísticas y una buena idea de a donde conducir el disco y no perderse a la mitad. Si uno no tiene ideas o siente que se va perdiendo estilisticamente, uno opta en hacer un disco más corto para evitar hacer un disco como este.

Lo que el famoso rapero y cantante Drake ha hecho en Scoprpion es juntar un bonche de canciones Hip-Hop, otro montón de canciones R&B, pegarlos en un proyecto único, y rezar porque alguna canción pegue en el radio. En ningún momento el disco llega a tener ningún tipo de cohesión o camino establecido y solo se molestó en grabar 26 canciones de Hip-Hop y R&B tanto genéricas como aburridas. Así, Scorpion es 1 hora y media de Drake rapeando (aunque todo mundo sabe que Drake no rapea, solo habla rápido) y cantando sin ningún tipo de enfoque temático o estilistico, lo cual en sí ya es una muy mala señal.

Este disco doble está dividido en 2, el lado Hip-Hop y el Lado R&B. La primera mitad del disco es por mucho la parte más insufrible de toda esta experiencia. Usando una producción Trap en todas las canciones, Drake se asegura de no agregar sonidos o texturas en ningún sentido para que su voz sea lo único que podemos escuchar de interés y nos pueda aburrir con todos los detalles sobre su increíble y emocionante vida. “Survival” usa sintetizadores NES y bajos Trap para que Drake hable sobre su experiencia como un artista famoso, “Nonstop” usa bajos Trap y baterías sintéticas para que Drake hable sobre su experiencia como un artista famoso, “God’s Plan” usa un beat vaporoso de fondo con baterías Trap para que Drake hable sobre su experiencia como un artista famoso (y también un poquito sobre Dios). La única canción que verdaderamente logra sonar a algo medianamente diferente o interesante es “8 Out of 10”, pero el parecido que tiene con todo el material temprano de Kanye West es tan grande que uno no puede hacer más que sentirse quisquilloso al querer disfrutar la canción.

Este primer lado también demuestra a Drake en su más insufrible líricamente. En las 13 canciones que conforman esta mitad, Drake solo toca los temas de su fama, sus amores, sus peleas en el Hip-Hop y sus relaciones personales. Entiendo que no es raro que en el Hip-Hop los temas pueden ser un tanto egocentrista, pero artistas generalmente agregan juegos de palabras interesantes, metáforas, o algo, para hacer del disco en algo medianamente interesante. En su lugar Drake usa poesía como “Shawty say the nigga that she with can’t hit/ But shawty, I’ma hit it, hit it like I can’t miss” para asegurarse que entendamos que estamos escuchando el “lado Hip-Hop”, con toda las tonterías que eso implica. Ni una producción interesante ni alguna idea interesante hace de este disco en algo un tanto imposible de escuchar sin bostezar. Pero bueno, si uno está buscando escuchar a Drake quejarse sobre como Pusha-T y sus amigos los traicionaron para luego ponerse un chaleco emocional presumiendo sus riquezas, este va a ser tu disco.

La segunda mitad del disco, la “mitad de R&B” es en donde todas las faltas de producción insuficiente se van arreglando. Cierto, todavía se tiene a canciones como “Peak” en donde se usa exactamente la misma producción que en todas las canciones de la primera mitad pero con un bpm más bajo, o “Jaded” que, aunque tenga más producción y movimiento que muchas de las canciones en Scorpion, nada puede esconder lo aburrida que es. Pero canciones como “Summer Games” en donde un sintetizador 90’ero y percusiones hacen de la canción en algo un poco más orgánico que la producción Trap con la que nos satura en otras canciones, o “Nice For What”, la cual es posiblemente la única canción increíblemente buena del disco, en donde un sample es repetido agregando voces cortadas, baterías con mucho bajo y sirenas silenciosas para hacer un Banger orgánico que hace a uno querer bailar hacen de esta segunda mitad un poco menos espeluznante que la primera.

Las letras cambian de tono en esta segunda mitad también, aunque no para bien. Mientras que antes teníamos a Drake el Insufrible, ahora tenemos a Drake el Corazón-roto y a Drake el Imaginativo pero Sin Sentido. “Peak” habla de alguna de sus relaciones de la forma más melodramática y vaga posible, “Ratchet Happy Birthday” relata la historia de una chava emocionalmente muerte en su cumpleaños (tampoco lo entiendo), “Blue Tint” habla sobre otra relación, y los ejemplos seguirían muy por este camino.

Dado que el tiempo es relativo, Scorpion va a ser uno de los discos más largos de toda la historia. Con letras poco interesantes, una producción genérica y ritmos inexistentes, este disco usa poca imaginación y mucho tiempo para deambular de un lado a otro sin sentido.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.