El Shirota – El Shirota (ESH002) (Hardcore Punk, Noise Rock)

Calificación: 8+/10 (Recomendación Auditiva)

Nacidos de la escena del Tiradero en la Ciudad de México, El Shirota logran ejemplificar lo mejor de esta ola de artistas underground. Con gritos Hardcore Punk y guitarras Noise, El Shirota logra demostrar que los estudios de garage pueden crear más emoción que los discos mejor producidos.

La música de alcantarilla en la CDMX se ha ido popularizando hasta tal grado que poco a poco se ha vuelto la escena principal en cuánto a música. Emulando a Estados Unidos en los 80’s, jóvenes mexicanos han sacrificado toda pretensión de fama falsa por la mano de Televisa para crear su propia escena musical tras las bambalinas de la sociedad. Jóvenes en busca de muros de ruido transmitido por guitarras eléctricas para enmascarar la realidad y bandas chicas donde amigos tocan todo tipo de género “no comercial” para los estándares mexicanos como lo son el Krautrock y el Sludge Metal son tocados sin piedad alguna. Todo idéntico que el Punk en Estados Unidos en los años 80’s.

Si hay una diferencia con el Punk es el vacío de mensaje que esta escena ha tenido. Más allá de intentar de romper la enajenación social en la que los adultos de México viven con la convivencia continua de otros jóvenes en toquines, el Tiradero no ha tenido un mensaje de unión único que pueda englobar al movimiento. Mientras que bandas como Minutemen Minor Threat creaban Punk y desobediencia social como protesta hacia un poder más alto llamado Gobierno e Industria, bandas como No Somos Marineros Nelson y los Filisteos se enfocan única y exclusivamente en hacer ruido. La única razón por la que el Tiradero existe es la música, y con esta base todas las bandas se enfocan en crear sonidos distintivos en sus propios garages sin importarles en absoluto los estándares bajos en la producción; es más, la abrazan para lograr sonar de forma más pura y cruda, como si esta fuera la música verdadera y Televisa con Juanes Los Vázquez Sound una mentira. No basta decir que esto es lo mejor que le ha pasado a México en cuánto a música desde que Café Tacvba se escapó de Satelite para popularizarse como una de las bandas más grandes de la historia del país.

Bajo este contexto, El Shirota nace como una agrupación de 4 integrantes. Tras sacar su primer EP Chiluca no es Satélite (lo cual es algo que diría alguien que vive en Satélite), El Shirota decidió sacar otro EP 5 años después para que no olvidemos lo que es verdaderamente estar saturados de ruido. Con guitarras eléctricas con más estática que distorsión para disimular que están tocando acordes cuando en realidad solo están despedazando a su guitarra, El Shirota (ESH002) es de esos proyectos que no pueden nacer al menos de que pertenezcas a una sociedad tan enajenada que el ruido por el ruido sea arte en sí mismo. Qué emoción.

Empezando por “Desobediencia”, la cual se divide en tres partes para darle a la canción más distinción propia para compensar las faltas de texturas, uno se puede dar cuenta de la delicia enajenada por la que va a pasar. “Desobediencia” protagoniza al guitarrista y vocalista Ignacio Gómez mientras grita a la manera de Damaged sobre como “Ya me cansé”. Empezando de manera rápida para explotar a la mitad y terminar en un outro de 4 minutos en donde estática y golpes son retroalimentados sin piedad, El Shirota se demuestra como la banda ejemplar para demostrar la violencia de México.

“Tres de la Mañana” prosigue, y es sin duda la canción estrella del disco. Con acordes pseudo-blues que con todo el muro de sonido se pierden en la nada, esta canción logra explotar al disco de la forma más violenta que se puede. La introducción de agudos no hace más que agudizar esta explosión, no siendo nada lejano a hermoso el hecho de que tanta violencia pueda existir. Incluso la rendición de Slint que es “:~)” logra demostrar tintes violentos con el fondo de guitarras agudas que parecen no existir mas que en una dimensión más lejana.

Canción tras canción El Shirota no deja de deslumbrar y de enajenar en la misma medida: por cada golpe de platillo y acorde falso que esta banda toca, un esta garantizado en perderse a sí mismo en la realidad para tener que buscar más de esta escena del Tiradero y arreglar la alienación que está música causa con más música.

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.