Ty Segall, White Fence – Joy (Rock Experimental)

Calificación: 6-/10

Ty Segall regresa con su segundo disco en el año colaborando con White Fence, creando un paisaje psicodelico más acústico y crudo de lo que su disco anterior, Freedom’s Goblin, había mostrado. Por desgracia, ni la instrumentación interesante ni la producción divina con la que el disco fue retocado ayudan a esconder lo poco enfocado que muchas de las canciones están, sea este el punto del disco o no. 

A principios de año Ty Segall nos regaló un disco doble lleno de material psicótico en donde gritos, tamborazos y mucha distorsión creaban un carnaval de sonidos y ritmos totalmente demente y psicodelico al extremo. Resulta increíble entonces que en menos de 8 meses haya tenido ideas nuevas para llenar un disco nuevo que difícilmente es comparable con el anterior. Claro, no es raro que Ty Segall se sobrepase lanzando una avalancha de discos en periodos cortos de tiempo (en el 2009 llegó a lanzar 3 discos seguidos), pero no deja ser impresionante que 9 años después no deje de lanzar material nuevo como si fuera obligación.

Esta vez Segal decidió volver a unir fuerzas con White Fences, personaje con el que ya había participado en el 2012. En Hair, White Fences y Segall unieron fuerzas para darle al estilo producido de Segall un sonido más Lo-Fi y crudo de lo que generalmente salía del repertorio de Segall pero sin sacrificar la distorsión y locura de Segall; solo le bajaron a los decibeles y lo produjeron de forma más rustica. En esta nueva colaboración White Fence y Segall equilibrar más el sonido de ambos para crear algo menos Segall y más Segall-Fence.

Lo primero que destaca en este nuevo LP es la producción. La perfección con la que los instrumentos retiemblan es tal que no hay sonido a lo largo del disco que pase desapercibido. Ya sea una guitarra acústica alimentada por ambos lados del estéreo, dos guitarras duales que van de izquierda a derecha de manera fluida y concisas, percusiones tan vivas que parecen escapar de tus audífonos en un momento dado o guitarras producidas con estética y agudos, Joy se asegura de que escuches TODO lo que tiene que ofrecerte. Honestamente este podría ser de los discos mejor producidos en el año simplemente por su claridad constante y juegos con los canales (sobre todo creado por la batería que a ratos se mueve de izquierda a derecha y converger en medio).

La segunda cualidad que más destaca del disco es lo mal coordinado que la música y las voces están. Gracias a la instrumentación rústica y descompuesta con la que el disco esta envuelta para dar un sentimiento de psicodelia hebria y caliente, Segall y White Fences no siempre logran coordinar lo que cantan y lo que tocan de forma exitosa. Un ejemplo de esto es “Body Behavior” en donde guitarras acústicas con bajos son tocadas de forma rápida junto a voces lentas y sin melodía clara que le quita todo sentido o claridad a la música. Esta no es la única canción en donde esto ocurre: en “Good Boy” Segall juega de manera exitosa con el tiempo de la canción con sus instrumentos pero las voces llegan a ser totalmente incomodas al ser juntadas con esta atemporalidad o  en “Grin Without Smile” donde usan contrastes entre calma y caos sin que las voces muestren esta distinción para dejarle a la instrumentación todo el peso de esta dualidad. Obviamente no toda canción sufre de esto, “A Nod” usa un ritmo de batería estable y guitarras acústicas y un bajo con melodía estable que logran mostrar lo mejor de la voz psicodelica de Segall y también “Do Your Hair” logra sonar totalmente 70’ero y placentero a comparación del resto del disco, pero los casos exitosos son anomalías y no viceversa.

Al igual que la música llega a ser críptica en melodías, las letras esconden demasiado bien su significado real. Con imágenes psicodelicas como el amor y la tierra las cuales contrastan con ideas más oscuras como la perdida de sentido en la vida y el odio hacia uno mismo, Segall vincula bien esa psicodelia tenebrosa y cruda con las palabras que salen de su boca, aunque uno no entienda la mayoría del tiempo qué es exactamente lo que significan.

Y todo esto al final del día terminando englobando a un disco que tuvo más fallas que aciertos; porque aun con el hecho de que la instrumentación y la producción del disco están hechas con manos de artesanos prodigiosos, las distracciones son tan grandes que uno acaba teniendo que forzarse a sí mismo a disfrutar este disco.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.