Tony Molina- Kill The Lights (Rock Psicodelico)

Calificación: 8-/10 (Recomendación Auditiva)

Kill The Lights es como aquellas reliquias miniaturizadas que deslumbran por su detalle y su parecido con el producto a mayor escala. Con 14 minutos de duración, el nuevo disco de Tony Molina es un rock psicodelico  tan directo y sustancioso que nunca llega a sentirse vacío a pesar de su corta duración.

Es imposible escuchar este nuevo disco de Tony Molina sin que bandas como The ByrdsThe Beatles The Beach Boys salgan de forma recurrente en nuestra cabeza para definir el sonido de este disco. Más que tener influencias, Kill The Lights es su propia lista de influencias ya que los parecidos entre estas bandas llega a ser tan grande que la misma comparación llega a ser forzosa para entender el disco. El uso de estas influencias de forma tan desnuda puede ser molesta para algunos, pero lo sorprendente de este disco no es tanto su sonido, es lo bien que logró acertar con el objetivo que se marcaba.

Con 10 canciones de 1 minuto y cacho uno puede ver fácilmente que Tony Molina no buscaba crear una invención novedosa y única que la gente nunca había experimentado. En su lugar, Tony Molina decidió agarrar toda esa fauna psicodelica de los 70’s y usarla para su provecho; como artesano que decide crear una versión miniatura pero perfecta de lo ya existente, Molina ha hecho de lo miniatura en algo suficiente. “!Pero un disco de 15 minutos difícilmente se puede ver como un disco! ¡Esto debería ser llamado un EP!” muchos pensarán, y esto es exactamente lo que es tan grandioso de Kill The Lights: a diferencia de un EP de esta duración o de algún disco igual de corto como Whack World de Tierra Whack por decir algo, este disco se siente completo de principio a fin. Solos, instrumentales, versos, coros, canciones movidas y canciones calmadas, finales en coda; todo queda compacto en 15 minutos y hace que este disco fluya mejor que muchos discos de mayor duración.

La parte más débil del disco son las letras por mucho. Mientras que Molina demuestra su habilidad como compositor ya que canciones de 1 minuto y medio están tan bien armadas que uno no se aburre de escucharlas múltiples veces, uno no puede decir lo mismo de su escritura poética. Tocando temas un tanto repetitivos que navegan desde el miedo a la vida hasta el miedo a perder al amor de tu vida, así como la perdida de sentido en la vida, Molina muestra su miedo y melancolía de forma tan general y poco detallada que es difícil sentirse atraída a su voz. Cierto, las bandas de los 70’s a los que se asemeja como The Byrds usaban esto también, pero un poco de profundidad emocional hubiera retocado de forma perfecta al disco.

Así, Tony Molina no nos ha traído el disco más moderno del occidente, pero sí ha logrado hacer de lo viejo en algo nuevo e interesante. Francamente uno puede escuchar 3 veces seguidas este disco para completar la duración de 45 minutos y uno no se va a cansar, y con dotes de composición musical tan grandes como este es imposible tachar de aburrido a este disco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.