Iglooghost – Clear Tamei EP/ Steel Mogu EP (Techno, Glitch Hop, Drill n’ Bass)

Calificación de Clear Tamei EP: 8+/10 (Recomendación Auditiva)

Calificación de Steel Mogu EP: 6-/10

En sus mejores momentos, el DJ inglés Iglooghost logra transportarnos a una dimensión donde lo oriental y el desorden impresionista crean sonidos cautivadores y difíciles de no saborear. En sus momentos más bajos, canciones son forzadas a nacer, subrayando la debilidad composicional que las canciones cargan a lo largo de estos dos EP’s.

Hace 3 años con el lanzamiento Chinese Nü Yr., Seamus Malliagh, o mejor conocido por su nombre como Iglooghost, dio a conocer una percepción innovadora para la música electrónica. Pero no todo fue aplausos y premios para este DJ inglés; el problema que muchos tuvieron con esta nueva sepa de música electrónica fue la dificultad para poder separar la complejidad de sus ritmos y sonidos con el desorden que evocaba. Para toda la innovación que este DJ había traído consigo, la dificultad con la que creaba canciones coherentes y concisas hizo que algunos críticos fueran enajenados sin realmente poder disfrutar su música.

Algo parecido me ocurrió las primeras veces que traté de apreciar estos dos nuevos EP’s. Tras una semana y media de tratar de ordenar todo sonido y de querer entender qué rayos era lo que estaba escuchando, Clear Tamei Steel Mogu se me pintaron como ideas increíbles pero mal retratadas. Ritmos y sonidos nacen de manera tan repentina y espontanea que cualquier intento de buscar coherencia es castigada con una jaqueca.

Me acabo de dar cuenta que estos EP’s (más que nada Clear Tamei) se disfrutan más si se perciben como una experiencia que como un disco. Tras escuchar ambos EP’s, uno se puede dar cuenta casi de inmediato que Iglooghost no ha mejorado en absoluto su habilidad para componer canciones, pero lo ha compensado creando imágenes e ideas increíblemente abstractas sin usar más que percusiones abrasivas y un desorden impresionista que te obligan a escuchar a cada sonido por separado y no a cada canción como una creación general.

Ambos EP’s están hechos como uno de estos juegos Indie que uno puede comprar en Steam por $200 pesos en donde personajes antropomórficos y orientales buscan aventuras en una dimensión alterna. Tratando de darle una historia a la experiencia de escuchar este disco y así darle más cinematografía al resultado, Malliagh creó toda una historia para tratar de encapsular todo el desorden (el cual pueden leer aquí). La experiencia general solo puede ser descrita como si Skrillex decidiera adoptar una postura más organizada y oriental dentro de su música para crear universos en lugar de simples Drops. Además de todo, Malligh decidió crear un idioma inventado (posiblemente inspirado en la forma oriental de vocalizar ideas) para darle más ritmo a las canciones y no dejar que las percusiones ahoguen toda melodía.

Clear Tamei, el EP más fuerte de ambos lanzamientos, muestra a Iglooghost con todas las fortalezas que lo encapsulan. Usando “canciones” impresionistas en donde hay tantos cambios y sonidos que la misma idea de que realmente haya “una canción” puede ser cuestionada, Tamei logra pintar el panorama violento y colorido que toda esta amalgama de texturas que buscó crear desde 3 años atrás. Si uno escucha este EP buscando entender cada canción por separado, uno está destinado a odiarlo. Pero en el momento en el que uno decide ver al EP como un todo que poco a poco va evolucionando con sonidos nuevas e ideas interesantes entonces la experiencia trasciende dimensiones. Pianos orgánicos, gritos agudos, bebes llorando, violines, percusiones Post Dunstep, y explosiones repentinas hacen de este EP en un desorden que se puede apreciar de un momento a otro, pero no en retrospectiva.

Steel Mogu es donde Iglooghost se ve más débil. Con una mayor inspiración en el Post Dubstep (por eso este EP es negro, pero denotar su mayor violencia), esta experiencia es demasiado desorganizado, además de que las canciones tratan de ser más coherentes lo cual claramente no le sirve. Canciones como “Steel Mogu”, “Niteracer” y “Mei Mode” hacen de este EP en un intento de sistematizar más todo los sonidos de mejor manera, sin lograr más que reciclar todo lo del primer EP y denotando lo importante que es no ver al disco como una colección de canciones y más como una experiencia en su totalidad. Este segundo EP es donde el punto de cansancio generalmente hace que nuestros oídos se cierren y ya no logremos apreciar nada. La falta de silencios y de calma tampoco ayuda en gran parte a esto.

Clear Tamei es sorprendente y fácil de amar, además de que sus 20 minutos de longitud hacen que uno se canse a lo largo de toda esta violencia sensorial. Steel Mogu por el otro lado pudo haber sido retocado más, o mínimo pudo haber introducido ideas nuevas y mejor organizadas. En general Iglooghost ha demostrado que su música es más que una simple novedad: hay fortalezas que pueden ser explotadas de todo lo que crea, solo que hay que saber dónde.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.