Leon Vynehall – Nothing is Still (Techno, Ambiental, Minimal Jazz)

Calificación: 7+/10

Haciendo uso de melodías Jazz y pasajes neo-clásicos, Nothing is Still relata la migración que los abuelos de Vynehall hicieron de Inglaterra a Nueva York con tanto lujo de detalle que a la larga uno se siente inmerso en un libro. Sentimientos y acontecimientos son trasladados a sonidos y texturas para darnos su punto de vista, tan europeo y electrónico, de cómo se procesa el abandono de un hogar y la llegada a un lugar desconocido y bello. 

Es fácil de olvidar que los diferentes lugares del mundo son vistos y percibidos de diferentes formas dependiendo de la persona. Mientras que algunos piensan en La La Land y Broadway al pisar la urbe de Nueva York, otro grupo de personas tal vez lo relacionarán más con la película Se7en o con la canción “New York I Love You, But You’re Bringing Me Down” gracias a la violencia y corrupción que lo permea. Esta percepción histórica e individual del espacio que uno ocupa es en gran parte la mayor razón por la que el nuevo disco del Dj ingles, Leon Vynehall, es tan especial.

Buscando vivir con su música, y retratarnos al mismo tiempo, cómo fue la migración de sus abuelos desde Inglaterra hasta Nueva York, Vynehall ha decidido usar todo su experiencia dentro de la escena de música Electrónica Europea y tratar de trasladarla al Nueva York de los 50’s, capital del Jazz y de las oportunidades. Como buen Europeo, esto significa que sin importar lo feliz que el relato sea, siempre va a haber un cierto grado de nostalgia, meditación y preocupación. Toda esta felicidad relacionada a Broadway que la industria nos a dado de comer es vista con otra óptica, una óptica que gira más en torno a la meditación y a la belleza del momento saturado en calma. Toda saturación de luz neón y toda exaltación de la felicidad con la que Nueva York se relaciona es opacada con un niebla y frío, sin quitarle nunca por completo el destello de felicidad neoyorquina.

La música usa sus sonidos y texturas como medio para evocar ciertos sentimientos e ideas que con palabras simples no se pueden dar. “From The Sea/ It Looms” logra retratar un paseo en bote sin nunca usar el sonido del mar, usando violines neo-clásicos muy a la Max Richter que ayudan a transmitir ese sentimiento de emoción y miedo de llegar a un lugar nuevo. “Movements” usa música Jazz  para darnos a entender que en esta pieza los abuelos de Vynehall ya están dentro de Nueva York, pero la música está producida con un efecto de ensueño que recuerda a ese sentimiento de no sentirse real, estar presente en un lugar pero no haberse adaptado al espacio. “Envelopes” usa sintetizadores en reversa, aviones, y un uso increíble de texturas crujientes para ubicar al audio-oyente en el cansancio de no estar en tu hogar, los nervios que esto trae, pero la felicidad que existe a pesar de todo. Así, toda canción evoca, o trata de evocar en algunos casos, sentimientos y capítulos dentro de la vida de esta pareja.

Los peores momentos del disco es cuando Vynehall se pone a experimentar con sonidos más oscuros y movidos de los que uno puede sentirse relacionado. “English Oak” Y Trouble” sufren de esto ya que ambas canciones parecerían haber sido sacadas del último disco de DJ Richards, teniendo más que ver con el mismo infierno que con Nuevo York o cualquier idea terrenal. Y aunque estas canciones también le dan cierta flexibilidad al sonido de Vynehall, el resultado de estos son un tanto menos sutiles e interesantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.