IDLES – Joy as an Act of Resistance (Hardcore Punk, Post-Punk)

Calificación: 9+/10 (Recomendación Auditiva)

Continuando con la racha de discos increíbles que las últimas semanas han traído, IDLES regresa con tanta agresión, claridad, y actitudes positivas que uno no deja de transpirar ni un segundo. Joy as an Act of Resistance es una mina de oro lírica en donde insultos y críticas al statu quo chocan con ritmos y voces tan Punk que uno siente al enojo comérselo vivo. Pero lo verdaderamente hermoso en este disco es que en lugar de usar violencia disfrazada de masculinidad falsa como el Punk tiende a pintarse, IDLES invita al mundo (y sobre todo a los hombres) a vulnerabilizarse y quitarse esa máscara de macho alfa. Y honestamente, si no podemos ni darle la cara a las emociones que nos inundan ¿Cómo pensamos arreglar al mundo sin siquiera podernos arreglar a nosotros mismos? 

Cada vez que IDLES toca “Samaritans” en conciertos, Joe Talbot abre la canción con “This is a song about the disease in the brain called masculinity.”. Esta nueva actitud Punk realista no solo se tiene un sentimiento anti-sistema por fuera pero que también es criticada por los efectos que tiene en el psique de una persona es verdaderamente fascinante. Hace 30 años bandas como Minutemen decidieron adoptar una posición anti-todo gracias a la mala calidad de vida que muchas de las decisiones de Reagan trajeron, además de que la tendencia de izquierda del Punk no ayudaba a crear un campo en común en esta época de derecha. 30 años tuvieron que pasar para que bandas como IDLES se dieran cuenta que la verdadera lucha no era contra el gobierno y la opresión, era contra nosotros mismos y los efectos que estos actores han creado con nuestra mente.

De una forma parecida a la que Parquet Courts adoptó a mediados de este año con su último lanzamiento Wide Awake!, IDLES se ha dado cuenta que no hay crítica que valga si no hay algo constructivo en ella. Así, Joy as an Act of Resistance es por mucho el disco Punk emblemático del año, porque mientras Parquet Courts tuvo problemas para separar crítica social y repercusiones emocionales, IDLES ha sabido crear una convergencia entre ambos que fácilmente supera a la de los Texanos.

Con esto en mente, las críticas de Joe Talbot no van dirigidos solamente a un espectro, y se da la libertad de comunicar soluciones junto a estas críticas. En “I’m Scum” no solo se critica la forma despectiva de ver a los movimientos de izquierda, sin importar si tienes las justificaciones, pero además invita a los demás “Snowflakes” izquierdistas a unirse para crear una avalancha juntos; “Danny Denelko” urge a la población a ignorar todo canto racista y pensamiento que divida a las personas ya que todos somos sangre y hueso por igual; “Love Song” hace de una burla por completo de la idea común de qué es amar y la vulnerabilidad que esta trae, pero se mantiene consciente de que es la única forma de mantenerse unidos en las relaciones; “Samaritans” critica la tendencia masculina a reprimir emociones y hacerse el macho en una máscara de Poker, trayendo ninguna recompensa más que la aprobación de una sociedad que no es consciente del peso que ese acto trae.

La música alrededor de este disco está hecha de ideas más maduras de las que su disco pasado, Brutalism, trajo a la mesa. Usando ambientaciones con guitarras en eco de fondo llorando como película de terror, e incorporando más ideas Noise que acordes Punk, IDLES dió un brinco hacia adelante tanto en composición como en estilo. Miedo, Enojo, furia; la música sabe qué reflejan las letras y se adecua a ellas.

Y las letras, puf. Algunas de las joyas que este disco trae en este ámbito son:

  • “these boots are made for stomping/ And that’s just what they’ll do/ One of these days these boots are gonna/ Stomp all over you.” Nancy Sinatra se ha de estar revolcando en su tumba tras esta referencia.
  • “Me, oh me, oh my, Roy/ You look like a walking thyroid/ You’re not a man, you’re a gland/ You’re one big neck with sausage hands”. Una de los mejores insultos en la historia del Punk
  • I wrote a love song/ Cause you’re so loveable/ I carried a watermelon/ I want to be vulnerable”. Crudeza amorosa.
  • “I kissed a boy and I liked it”. El mayor desafío a la masculinidad, haciendo eco a la poeta Katy Perry.

No basta decir más para demostrar que este disco es una joya de pies a cabeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.