BROCKHAMPTON – Iridescence (Hip-Hop, Pop Rap, Experimental Hip-Hop)

Calificación: 9-/10 (Recomendación Auditiva)

La voz psicótica de Merlyn Wood, la precisión lingüística de Matt Champion, la profundidad sentimental de Kevin Abstract, las melodías de Joba y los chillidos de bearface han regresado con un sonido más industrial para darnos ritmos y experimentos más cohesivos y potentes que cualquier otro resultante de su trilogía pasada. Y aunque esta industrialización de su sonido ha causado que la única balada del disco, “San Marco”, sea una de las piezas musicales más insoportables del siglo XXI, la forma en la que interpretan sus sentimientos a través de gritos y rimas a lado de sus canciones más movidas logra anular lo horrible de este efecto. Y dios bendiga el verso de Joba en J’ouvert porque pocas veces uno tiene la oportunidad de experimentar tantos sentimiento en 16 líneas. 

Iridiscence es de esos disco que hacen a la sangre hervir, el corazón latir más rápido, y que causan una hiperactividad que uno no se había que existía. De principio a fin, Iridescence es un viaje y todo gracias al hecho de que este es posiblemente el disco con mayor fluidez de toda su discografía.

El colectivo BROCKHAMPTON la cual consiste de 14 miembros (los cuales no enumeraré por pragmatismo), ha sacado cuatro discos en menos de año y medio, y todos ellos han sido dignos de ser admirados por alguna razón u otra. Su trilogía debut Saturation que inundó los canales de crítica musical el año pasado pasó a darle una legitimidad a este colectivo que pocas veces se alcanza. Con ayuda de una flexibilidad vocal y lingüística que solamente se puede tener con 6 vocalistas y una habilidad admirable para crear ritmos de los sonidos industriales menos interesantes, esta banda se volvió en un abrir y cerrar de ojos en un nuevo favorito para todos aquellos que necesitan taladros percusivos en sus oídos.

En su nuevo disco, BROCKHAMPTON ha apuntado más alto que antes, optando por crear sonidos interesantes esta vez y no solamente ritmos que te hagan explotar. Así, Abstract y otros miembros del colectivo han puesto a bandas como Radiohead Burial en su lista de influencias para este disco con las que sonidos nuevos e interesantes logran salir. Otras influencias que uno podría percibir a lo largo del disco están a lo largo de la línea de Death Grips2Pac, Run The Jewels, y todo artista de Hip-Hop que uno pueda definir con la palabra “violencia”.

La maravilla de Iridescence es difícil de circular en partes únicas; es de ess discos que logran hacer tantas cosas bien que uno termina disfrutando la experiencia sin saber bien porqué. La cohesión que las canciones tienen entre sus partes es una parte importante de esto; la transición entre “NEW ORLEANS” y “THUG LIFE” es tan limpia que uno difícilmente se da cuenta de que uno está escuchando una canción nueva aunque melodías no se repitan de manera tan obvia, cómo “TONYA” y “FABRIC” se abren pasó a sí mismas es verdaderamente cautivador, y así de canción en canción uno rara vez se siente sacado de Flow.

Los sonidos nuevos con los que experimentan llegan a ser tan cerebrales y desproporcionados que la potencia se amplifica en cada canción, sin importar cual. “NEW ORLEANS” usa chillidos de taladros odontológicos, transpiraciones, bajos con sintetizadores densos, y motores que van en descenso lo cuál hace que la definición “industrial” para este disco no se quede lejos de lo literal; “BERLIN” usa motores de coches y percusiones con más bajos que melodías; “SOMETHING ABOUT HIM” usa aplausos hechos agua y arpegios Flanger con voces distorsionadas a la Kid A (según la banda); “DISTRICT” logra juntar sonidos industrial y gritos a la Linkin Park sonando tan sentimental como se debería sentir con esos gritos desgarradores; “TAPE” usa sintetizadores en reversa parecidos los de “Videotape” de Radiohead; todas las canciones usan algo de interés de una forma u otra.

La forma en la que interpretan las letras solamente ha mejorado con los años. Cómo es que Joba logra cantar con tanta melodía o gritar con tanta potencia cuando se le da la gana es una incógnita;  la forma en la que Kevin Abstract logra darle tanta profundidad emocional al disco es increíble para lo cohesión del disco por igual; la forma en la que bearface suena como Noodles de Gorillaz o como M.I.A (o hasta como Die Antwoord) es muestra de que este disco tiene tanta flexibilidad vocal incluso en los casos más innocuos.

En sus mejores momentos (y esto es la mayoría del tiempo), BROCKHAMPTON logra sonar tan emotivo como potente, uno solo tiene que escuchar “J’OUVERT” para saber a qué me refiero. En sus peores momentos, “San Marcos” nace de una forma tan cursi que los coros te amenazan en hacerte desmayar como canción de Yoko Ono/ John Lennon, pero con 15 canciones increíbles y 1 horrible uno difícilmente se va a preocupar de estas banalidades.

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.