Lil’ Wayne – The Carter V (Hip-Hop, Gangsta Rap, Trap)

Calificación: 4-/10

The Carter V es Lil Wayne siendo Lil Wayne, cantando como Lil Wayne y haciendo música como Lil Wayne. Muchas emociones y juegos de palabras tratan de compensar la falta de música actual, que fluctúa entre el pop y el trap genérico, sin mucho éxito por ese lado tampoco. Colaboradores como XXXTentacion, Travis Scott, Snoop Dogg y Kendrick Lamar le dan a Wayne ideas interesantes de vez en cuando, pero una hora y media de material lleno de Lil Wayne en un vacío musical es difícil de salvar.

Hace 10 años Lil Wayne logró una notoriedad artística que pocos logran gracias a su disco The Carter III. En este disco Lil Wayne demostró que por mucho que no fuera un buen músico, su ingenio y habilidad para crear letras fuera de la zona de confort del Hip-Hop lo podían salvar para tocar las estrellas de la fama.

El problema es que las letras solo te pueden llevar tan lejos; escuchen Kamikaze de Eminem si no me creen. Este vacío musical que Wayne cargó nunca llegó a madurar en algo más y así lograr que sus letras ingeniosas pudieran ser digeridas sin tener que aguantar la música, y disfrutarla en su lugar. 7 discos después, Lil Wayne ha caído en popularidad poco a poco, no pudiendo ser salvado por sus letras innovadores solamente. Cómo es que se ha mantenido relevante por tanto tiempo es una incógnita. Lo más probable es que crear beats licuados que se adapten al mercado actual de Hip-hop no le haya traído más popularidad, pero tampoco ha enajenado a sus fans para que así su nombre se mantenga fuerte a pesar de todo.

En The Carter V Wayne regresa su temática de desnudez sentimental que la serie de The Carter suele utilizar como truco mercadotécnico (La gente se emociona más con un lanzamiento de Lil Wayne cuando la palabra The Carter está en la ecuación). Cantándole y rapeándole a su mamá Janice Wayne, a sus hijos, amigos, enemigos, y sentimientos, Wayne logra abrirse sentimentalmente lo suficiente como para hacer de este disco en algo más que tu lanzamiento de Rap genérico. “Don’t Cry” es uno de los mejores ejemplo de esto en donde un coro sacado de grabaciones pre-mortem de XXXTentación y versos sentimentales de Lil’ Wayne son juntados para crear algo un tanto genérico pero agradable al oído. “Open Letter” también tiene de las mejores letras, consistiendo de un verso extendido por 4 minutos en formato de letra para que sus familiares y amigos conozcan los verdaderos sentimientos y emociones con la que la vida lo rodea.

De aquí en adelante el disco va de bajada, y eso que a penas vamos en la tercera canción. “Dedicate” usa acordes cabaret que no cambian por toda la canción y letras con mucho ritmo pero sin mucho sentido, “Uproar” usa gritos de personas en un concierto para recordarte que te tienes que emocionar (a mí se me hubiera olvidado emocionarme si no lo hubieran hecho tan obvio) pero uno no termina ni emocionado, “Let it Fly” usa psicodelia Travis Scott pero con más oscuridad y vacíos de sonidos que ni las letras ni los horribles ad-libs logran salvar, “Can’t Be Broken” da uno de las enseñanzas filosóficas más innecesarias de la historia en donde nos explica que lo que no se puede romper no se puede romper, y “Mona Lisa” es simplemente… ¿Qué rayos?

Casi toda canción tiene un lado fuerte (en general siempre es la letra), pero la debilidad de la música siempre permea a The Carter V hasta hacer de algo flojo a todas las canciones. Pasando la divertida canción de Snoop Dogg “Dope Niggaz” el disco se convierte en un mar de sonidos y letras de los que es difícil seguir a estas alturas. “Open Safe” tiene arpegios y ritmos Trap, “Demon” combina samples a la Kanye West con letras interesantes pero vacías, “Let It All Work Out” usa algo que parece ser un sample por Sampha, pero a estas alturas el disco se vuelve demasiado difuso para precisar exactamente sus debilidades. Dependiendo de cada canción lo fuerte y lo débil se intercambia, pero uno puede estar seguro de que va a estar ahí.

La canción más interesante de todo el disco”Mona Lisa”, es posiblemente también el lanzamiento Mainstream más extraño y psicótico de todo el año. Contando la historia de una pareja de ladrones en donde la chava logra enamora a sus víctimas para que después ambos puedan robar sus pertenencias de forma más fácil, Kendrick Lamar da al final de la canción una de las líneas más histéricamente extrañas que he escuchado en mi vida entera. Entre gritos, sollozos y llantos, Lamar concluye con esta canción que hasta el momento sigo sin descubrir su objetivo. No hay moraleja, no hay metáfora, no hay nada; simplemente una historia un tanto trillada pero predecible e inquietante.

The Carter V es. No se qué es, pero es, y no me gusta lo que es.

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.