Twenty One Pilots – Trench (Pop, Pop Rap, Rock)

Calificación: 6-/10

Trench es sin duda un paso hacia adelante para Twenty One Pilots, mostrando una mayor fortaleza en la forma en cómo logran conectar sus canciones de forma coherente sin traicionar la mezcla híbrida de géneros en su música (denle gracias a que decidieron deshacerse de sus santos ritmos Reggae en la mayoría del disco), además de tener letras que tocan temas como la depresión y la muerte de una forma tan madura e introspectiva que hace difícil de no admirar sus ideales. Por desgracia, una producción unidimensional que recuerda demasiado al material de Linkin Park y Foster The People hace de este disco en algo tedioso de escuchar, además de que algunas canciones confunden el número de cambios dentro de esta y la complejidad de una canción (canciones de 4 minutos con 3 cambios diferentes matan el ánimo de sus mejores canciones constantemente).

En este nuevo proyecto, los estadounidenses Tyler Joseph Josh Dun, han decidido salirse un poco de su eclecticismo musical en donde Reggae, Rock, Pop, y Rap chocan sin miedo a sonar incoherentes para homogeneizar su sonido en algo un tanto más genérico, pero ambientalmente más interesante y cohesivo. Lo que esto significa en palabras simples es que muchas de las canciones se parecen más a bandas tipo Linkin Park Foster The People en donde el ritmo supera a la intención de sonar único, pero la música logra fluir de una mejor forma por exactamente esto. Unidimensional y genérico puede ser, pero este disco no está mal hecho de ninguna forma.

La mayor mejora que su sonido trae está con su uso de sintetizadores y bajos para ambientar. La forma en la que “Levitate” explota con un bajo denso sin mucha melodía junto a los sintetizadores en reversa que lo acompaña muestran un mejor oído para crear auras y no solamente melodías. Otros ejemplos son “Chlorine” en donde transiciones de bajos y baterías en agudo hacen de esta en el mejor coro del disco, o los pedales de “The Hype” donde texturas de guitarras siendo rasguñados pueden ser escuchados solamente para dar textura de forma sutil. Además de darle cohesión al disco, esto hace que la banda pueda usar sus ukeleles sin sonar excesivo en “The Hype” y “Legend” por primera vez en todos sus discos. Ya esta vez lograron ser implementados sin crear incoherencias estilísticas.

Lo que no está tan bien armado en su música, además de la producción licuada y usual, es que muchas canciones utilizan más cambios de los que le es benéfico. “Jumpsuit” empieza de manera fuerte pero a la mitad es cambiada a un balada para terminar en una explosión de sonido que deja a uno confundido en el sentimiento de la música, mientras que “Chlorine” logra matar una canción Pop increíble con un final totalmente fuera de lugar que bien se lo pudieron haber comido. Solo “Nico and The Niners” logra utilizar esto en algo benéfico pero solamente porque el verso reggae es tan insoportable que cualquier cambio hubiera sido benéfico.

Pocas bandas llegan a tener un folclor dentro de su discografía como la que Twenty One Pilots ha llegado a dar a luz en sus letras. Superando a la de Gorillaz por mucho, personajes epistolares que son metáfora para la depresión que son a su vez metáfora de gente conocida por Tyler Joseph que a su vez son metáforas para quién sabe que otro montón de cosas aparecen en su lírica de forma cotidiana. Esto es siendo reduccionista, claramente, pero no hace de menos el hecho de que el empeño que la base de fans hace a darle una interpretación filosófica/psicológica/teológica a toda personaje e idea que sale de las letras de su música es un microcosmos en sí mismo. Esto se dio sobre todo después de lanzar Blurryface en donde cada canción era un personaje episcopal que a su vez representaba un característica en específico del personaje principal del disco, Blurryface, cuyas características personificadas pertenecen a una ciudad ficticia llama Dema. No entiendo realmente nada de lo que acabo de escribir, pero así va la historia.

Todo esto está muy padre y todo lo que quieran pero la verdadera proeza de sus letras, y de Twenty One Pilots en general, es la profundidad con la que logran tocar temas sensibles como la muerte, la depresión, Dios, y demás ideas difíciles de las que es difícil de hablar sin salirse del espectro de lo Mainstream. Verdaderas joyas líricas como “Neon Gravestones” en donde Tyler Joseph crítica la tendencia a glorificar a artistas después de la muerte mientras que gente con depresión pasa desapercibida en la vida, o “Morph” en donde logra usar adjetivos de posicionamiento para dar ideas trascendentales como árriba (dios), abajo (infierno), y otras cuantas, han salido del repertorio de esta banda que en sí parecería no tener mucho que ofrecer si uno se fijara en su folclor solamente.

Aunque no es un mal disco en generalmente, Trench muestra más inteligencia mental que artística gracias a sus fuertes letras y deficiencias musicales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.