J.I.D – Dicaprio 2 (Trap Rap, Pop Rap)

Calificación: 7/10

Por muy poco que se tome en serio y haya creado un disco sin secuencia o cohesión, J.I.D  tiene suficiente habilidad lírica para sorprender a uno con sus trabalenguas e ideas tropezadas, y algo de habilidad artística para que a uno le dé curiosidad en dónde va a parar la siguiente canción.

No todo lo que es divertido tiene que ser oro. Hay veces que uno simplemente ama alguna que serie de televisión “objetivamente” mala que no debería ser parte de la pérdida de tiempo de uno, o hay veces en las que uno ama una película sin importar lo vacío que llega a ser sustancialmente de principio a fin. El snobismo artístico y cultural solo llega hasta cierto punto para todos; siempre hay un punto en donde uno deja de pretender que sus gustos son más sofisticados que el del vecino para hacer de su autoestima en algo más fuerte. 

Entonces sí, Dicaprio 2 es bastante absurdo y un tanto idiota si se ve a las letras como portadoras de sustancia y mensajes profundos, Por suerte, esto no hace del disco en algo menos divertido de escuchar y todo gracias al hecho de que el rapero americano J.I.D verdaderamente intenta hacer de cada canción en algo único y diferente a la competencia Trap/Hip-Hop/Pop de alguna manera u otra.  Incluso si muchas de las canciones no son experimentos cien por ciento eficaces como creaciones artísticas por una razón u otra, casi siempre hay una razón por la que una canción destaca de las demás del género por las buenas. 

Las habilidades en las que J.I.D excede son dos: entrega vocal y flexibilidad estilística. Con una producción estática que no cambia a lo largo del disco, J.I.D logra dar el gatazo de que su música es flexible gracias a sus inflexiones vocales y a los beats dinámicos que hacen de sus ritmos en algo diferente de canción en canción. Artistas como QuavoOffset o 6ix 9ine podrían aprende mucho de la imaginación que J.I.D le da a su música de principio a fin. 

El disco abre tan absurdo para dar a entender lo poco serio que gran parte del proyecto va a ser, pero con un Sketch tan chistoso que es hasta chistoso escucharlo múltiples veces. En este Sketch J.I.B se burla de la cultura Rap fingiendo que son animales en un documental de Animal Planet, de los anuncios sexualizados, de las telenovelas, y de las noticias que buscan retratar violencia y no detenerla. Esto es posiblemente el primer y único momento en donde uno va a poder darle interpretaciones profundas a todo lo que salga de la boca de J.I.D; el resto del disco recuerda un poco a una versión un poco más débil y menos cohesiva de Eminem en donde ideas creativas y voces rápidas hacían de la música en algo increíble de escuchar junto a lo absurdo de las letras. 

El disco procede con una serie de experimentos Rap que son los suficientemente dóciles como para amar sin acusarlo de experimental, pero sin nunca separarse de lo creativo. “Slick Talk” empieza con un ritmo rápido para después ser cambiado por una melodía de clavicordio sintético junto a ritmos entrecortados, “Westbrook” salva lo lamentable de su melodía principal a base de campanas con entregas líricas flexibles en donde gritos, susurros y afirmaciones son lanzados para darle a la canción más movimiento, “151 Rum” tiene barras tan rápidas y bien vocalizadas que uno no puede hacer más que sorprenderse de todo su trabalenguas Banger, “Off Da Zoinkys” y “Workin Out” utilizan beats y samples al estilo Saba que le dan fineza a lo poco fino de su voz gangosa  y “Mounted Up” usa sintetizadores amelódicos de una forma que Joey Purp nunca logró junto a versos rápidos. 

Por desgracia muchas canciones dentro del proyecto no logran tener nada de llamativo y terminan siendo un obstáculo para disfrutar este disco por completo: “Off Deez” recuerda a uno de todo lo malo que la música estática de Quavo tenía, “Tiiied” usa percusiones sobreproducidas con arpegios en eco y un coro R&B muy poco interesante que no logra despegar a la canción nunca, “Skrawberries”  trata de ser The Roots para convertirse en algo menos serio e incluso el título gracioso de “Despacito Too” no logra demostrar que J.I.D vaya a poder crear el próximo “Despacito” algún día próximo por lo invariante de la canción (aunque su final experimental si logra salvarlo de cierta forma de lo aburrido aunque no de lo incoherente). 

Con canciones combinadas entre lo divertido y lo genérico en donde lo divertido tiene supremacía, J.I.D no decepciona en su último proyecto pero no logra entregar algo tan impresionante que sea imperdible para uno. Sea como sea, disfruté este disco la mayoría del tiempo. 

Mejores Canciones: Westbrook, Rum 151, Off Da Zoinka, Workin Out, 

Peores Canciones: Off Deez, Tiiied.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.