Sigh – Heir To Despair (Black Metal, Metal Avant-Garde, Metal Oriental, Metal Progresivo)

Calificación: 6/10

Heir To Despair es paradójicamente uno de los discos de Black Metal y Metal progresivo peor producidos que he escuchado en mucho tiempo al mismo tiempo que es el mejor disco de Avant-Garde Metal de todo el año. El resultado es inconsistente, pero ciertamente merece ser mencionado por su increíble potencial a innovar. 

La banda japonesa Sigh (サイ) es una tipo de leyenda en Japón. Gracias a haber sido uno de las primeras bandas de Black Metal japonesas en nacer dentro del país, la banda logró acumular seguidores gracias únicamente a ser los primeros y no necesariamente los mejores. Es lo que uno llamaría hoy en día como “un clásico”; una banda cuyos inicios lograron a fomentar el camino para el futuro de un género en una área geográfica en específico.

11 años después la banda sigue lanzando discos, y al aburrirse de solo tocar lo formulaico del Black Metal decidieron aventurarse a algo un poco más Avant-Garde y sinfónico. Poco a poco instrumentos japoneses tradicionales fueron apareciendo en sus discos y después ideas locas que difícilmente algunos llamarían música como gritos agudos encerrados de estática y gruñidos asolados sin música fueron adornando a la música. Así, Sigh poco a poco ha tratado en volverse más experimental sin perder su toque Metal. 

El resultado de esta combinación heterogénea es terriblemente inconsistente en este último disco, Heir To Despair. Las primeras 4 canciones del disco no solamente llegan a ser genéricas al extremo, pero además lo poco único que muchas de las canciones tienen se queda perdido en una producción mal planeada en donde voces quedan enterradas de forma espantosa por guitarras eléctricas, instrumentos japoneses no se llegan a escuchar en absoluto gracias a una mala separación por capas en la música lo que hace que solamente se lleguen a escuchar los riffs de guitarra genéricos del género. Poco les hubiera costado subir el volumen de sus instrumentos orientales para darle más flexibilidad a lo poco original de sus melodías, pero en su lugar el disco resulta en lo que The Black Album resultó para Metallica en el bajo; uno no se da cuenta que siquiera hay bajo en ese disco de la misma forma que uno no se da cuenta muchas veces de los varios instrumentos orientales que adornan a las melodías en este disco.

Por suerte, el resto del disco logra compensar perfectamente lo llano de esta primera pierna del disco. Empezando por “Heresy I: Oblivium”, Sigh decide pasarse de ser un Dream Theater con bajos valores de producción a ser una combinación entre Kero Kero BonitoSuper Furry AnimalsMassive AttackDragonball Z, y quién sabe qué otras cosas. Experimentos auditivos son usados de una forma un tanto lo-fi haciendo de cada una de las canciones en algo espectacularmente novedoso de principio a fin, nunca dando un respiro en ideas nuevas y material interesante. “Heresy I: Oblivium” utiliza riffs de guitarra a la Porcupine Tree mientras sintetizadores Super Furry Animals adornan en eco a toda la melodía en una combinación entre Trip-Hop, Metal, Rock, y música clásica que es francamente perfecta, “Heresy II: Acosmism” utiliza voces robóticas en una melodía orquestal que nada tiene que ver con el disco pero que es interesante por su final surrealista en donde teteras, gritos, y voces graves cancerígenas hacen de esto en un proyecto de arte, “Heresy III: Sub Species Aeternitatis” crea una balada Pop japonesa como si fuera escuchada a la mitad de una nave especial y tú estuvieras escuchándolo en un radio de mala calidad con sonidos intermitentes moviéndose a tu alrededor, “Hands of The String Puller” es lo mismo de la primera mitad entonces esa no importa, y “Heir To Despair” es la única canción de metal puro que logra combinar sus proezas experimentales en su música gracias a los intermedios en donde solos son interrumpidos con melodías calmadas, piezas de acordeón, guitarras acústicas rodeadas de coros, y otro sin fin de instrumentos para hacer tu outro de Metal Progresivo genérico con sonidos totalmente no genéricos y totalmente innovadores. 

Heir to Despair encapsula todo lo malo que el Metal Progresvio tiene, pero a su vez logra alumbrar a ideas nuevas hacia donde el género podría ir; solo es cosa de empezar a experimentar más como “Heresy” y “Heir To Despair” y dejar de lado las ideas genéricas que el género trae.

Mejores Canciones: De Heresy I: Oblivium para arriba. 

Peores Canciones: Todo lo que va antes de Heresy I: Oblivium.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.