Wisin & Yandel – Los Campeones del Pueblo/ “The Big Leagues” (Reggaetón, Pop Latino)

Calificación: 2/10

Paradójicamente, por muy futurista que la portada se vea, los sintetizadores muestran en su lugar un dúo que no se ha movido más allá de 1990 en donde el uso de sintetizadores agudos ya era excusa suficiente para tematizar a un disco así. Dejemos de lado lo aburrida de sus letras; la música está tan atorada en el pasado que es imposible darle ojo bueno. 

Esta no es la primera vez que hablo de un disco de reggaetón, y dudo que sea la misma dada la popularidad del género y el vacío de información que su música llega a tener. Más allá de darle eco a la opinión contradictoria usual de “el Reggaeton es música para tontos” mientras que hablar de 6ix 9ine y Kanye West se ve como una actividad culturalmente enriquecedora, creo en el progreso musical asistido en donde se es necesario ser crítico (y no criticón) para que cualquier género pueda tener algún tipo de evolución cultural y no se quede estancado en una círculo vicioso en donde lo mismo es repetido incesantemente. 

Claramente, el Reggaeton ha sido tan ignorado por la crítica (aunque el mismo trabajo de este campo es tratar a cualquier corriente cultural como digna de análisis sin importar los prejuicios de uno), que el género se ha quedado atorado en un ciclo de repetición estilístico, sin buscar ningún tipo de novedad. A excepción de J Balvin a principios de año en donde impulsó un intento de juntar ideas de neo-flamenco, Pop y Hard Rock en su disco Vibras, a lo más que el género se llega a actualizar artísticamente es a ideas transversales de música electrónica que son dictadas por la capacidad tecnológica de producción, y de Trap ya que ambos géneros han estado mostrando un coqueteo constante (6ix 9ine, Meek Mill y otra bola de artistas han buscado empezar a incorporar a este sonido en su música para tener un mercado más amplio). El ejemplo más claro de este cruce de géneros en este disco es “Mi Intención” en donde percusiones Trap son juntadas con los horribles sintetizadores viejos para hacer una canción que es tan aburrida como olvidable. 

Nadie demuestra mejor este vacío de progreso como Wisin & Yandel. Usando sintetizadores que en los 90’s hubieran sido realistas, este dúo de Pop Latino y Reggaeton violento se ha juntado otra vez para crear otro disco de entre los muchos que existen ya.  A veces sonidos interesantes y una ambientación firme salva al disco de ser un desastre, como cuando en “Me Dañas la Mente” sintetizadores agudos bien ambientados ambientan a la canción más profundamente, o “Dame Algo” con su sintetizador metálico en eco, pero en general lo único nuevo que los productores de Los Campeones del Pueblo dan a luz se da con las percusiones hiperrealistas (que francamente no contrasta bien con la viejo de los sintetizadores agudos).

Por estúpidamente viejo que muchos de los sintetizadores se escuchen, hay una tendencia a saber adecuar las percusiones a este sonido para agregarle violencia. “Veo Veo” es un ejemplo obvio en donde los sintetizadores flaquean estrepitosamente como si fuera 1993 otra vez, pero las percusiones y su intensidad llega a esconder esta debilidad musical teniendo el realismo la flexibilidad de sonidos que los sintetizadores no tienen.

Como pasa comúnmente con los discos de Reggaeton, la única salvación de Wisin & Yandel son las percusiones. “Reggaeton en lo Oscuro” se puede disfrutar únicamente por la repetición de bongos que su coro utiliza en eco, “Dame Algo” tiene una combinación cascabeles y golpes Punch que le dan algo de movimiento, pero francamente enumerar cada una de las canciones va a ser tan cíclico por lo repetitivo de sus ideas que no vale ni la pena. Es por esta misma razón que la mayoría de las canciones Pop son la parte más licuada del disco; la violencia de las canciones quedan como pez muerto a comparación de las canciones más violentas, y su necedad de usar los mismos sonidos el 100% de las veces no ayuda a hacer este contraste de calma/movimiento más fácil de tolerar. 

Wisin & Yandel le rezan al dios de la industria musical para que cada uno de sus colaboradores, como lo son Maluma y Bad Bunny, le den algo nuevo a cada una de sus canciones, pero difícilmente esto ocurre. Un volumen más alto en las voces y las percusiones Dembow hace que lo más repetitivo (como lo es la melodía de las canciones y el ritmo estable de las canciones) se escuche tan fuerte que lo único que llega a cambiar de canción en canción son sus sintetizadores o guitarras en juego.

Las letras son, sin sorpresa alguna, una mezcla de canciones llenas de referencias “Meta” al Reggaeton (nada ama más el Reggaeton que hablar de sí mismo), referencias sexuales que son altamente sensuales pero increíblemente banales, y cualquier tema hedonista de elección en el que sea imposible de profundizar sin 4 vodkas y un deseo de bailar sin pensar. 

Este tipo de disco es el 6ix 9ine o el Lil’ Baby del Trap; le dan mal nombre a una tendencia cultural compartida por más de millones de personas en el mundo. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.