Deerhunter – Why Hasn’t Everything Already Disappeared? (Indie Rock, Baroque Pop, Dream Pop)

Calificación: 6/10

Why Hasn’t Everything Already Disappeared? no es una mal disco pero no hay que mentirse; escuchar a Something Else By The Kinks o The Kinks Are The Village Green Preservation Society tiene el mismo efecto para el cerebro y los oídos, solo se traslada 40 años hacia el futuro y se le agrega más política que sociedad.

El increíble Bradford Cox regresa con otro disco dentro de su tan aclamada banda Deerhunter más lineal y menos experimental que cualquier otro disco. Deerhunter es una banda de Indie Rock y Dream Rock que se hizo famosa con sus dos discos más famosos Microcastle y Halcyon Digest, y se ganó esta fama con todo lo que se merecía. Haciendo experimentos con el audio en donde canciones parecían ser formados como un tren de pensamiento espontáneo bien estructurado, Bradford Cox se convirtió en uno de mis artistas favoritos por ser tan anormalmente genial a la hora de ambientar y texturizar su discos. Además, hasta la fecha sigo opinando que “Nothing Ever Happens” es de las mejores canciones de Rock de todos los 2000’s.

Empezando 2015 con Fading Frontier, Cox dio indicios de ya no querer seguir experimentando de forma densa para mejor dedicarse a componer canciones como Dios nos dio a entender que uno debe de componer música, dejando a lado cualquier rastro de tren de pensamiento espontáneo auditivo que sus discos pasados usaran. Así, Cox poco a poco se ha ido adentrando al umbral Pop con tanto orgullo como su etapa experimental le heredó para presumir.

Este cambio fue, en general, bueno. Muchas veces canciones parecían querer ser experimentales pero no lo eran pero tenían partes que sí aunque la melodía fuera totalmente lineal y al mismo tiempo no lineal, y al final del día canciones como “Take Care” de este disco terminaban siendo tan confusas como la oración que acabo de escribir. PERO (y siempre hay un pero conmigo) nunca moría la posibilidad de que Cox saliera con canciones bien plantadas como “Snakeskin” en donde guitarras eléctricas y una melodía le daba a Deerhunter su segunda mejor canción Rock de toda su discografía.

En esta ocasión Cox no solamente ha decidido quedarse en esta travesía Pop hacia el mundo donde la canción supera a la experimentación, pero ha decidido hacerlo de la forma más inglesa y The Kinks-iesca que se pueda. Combinando un ambiente barroco, inglés y densamente social y político, Why Hasn’t Everything Already Disappeared? es fácilmente uno de los mejores discos de The Kinks en toda su carrera.

Dejando las bromas de lado, el disco es tan solido como un disco de Rock lo puede ser, y mantiene una combinación de sonidos barrocos con sintetizadores psicodélicos y entumecedores que le dan a este nueva búsqueda por sonar inglés como algo más propio de Deerhunter que de Damon Albran o The Kinks. Sea como sea, sus influencias son tan obvias que es difícil no hacer la comparación constantemente. Desde el clavicordio de “Death In Midsummer” hasta sus violines agudos de “Element” este álbum no falla en hacernos recordar a otras bandas en diferentes líneas de tiempo. Incluso Cox hace referencia a The Kinks en “No One’s Sleeping”, lo cual no es indicativo de nada pero sí da pistas de un intento consciente para sonar muy parecidos a esta banda inglesa.

Las canciones son más convencionales que nunca, pero dado que Cox es inhumanamente inteligente aún así logra de hacer de la idea más innocua en algo interesante aunque sea por un instante. “What Happens To People” utiliza en su interludio un combiación de maracas y marimbas alimentadas por ecos psicodelicos que es difícil de creer que le haya salido bien, “Death In Midsummer” tiene fácilmente la mejor melodía del disco y es la más memorable del proyecto en general, “Futurism” utiliza maracas, guitarras en Palm Mute y guitarras acústicas para hacerle rendición a Fading Frontier y salirse de su mundo barroco,

Las partes negativas del disco son innegables. Canciones como “Détournament” en donde una voz al estilo Yves Tumor es retroalimentada con sintetizadores psicodélicas y violines punteados y agudos te hacen preguntarte ¿Porqué? Generalmente Cox experimenta mucho con su música, pero esta es de esas instancias en donde experimentos y canciones no convergen nada más y los experimentos acaban sonando totalmente fuera de lugar. Sobre todo “Tarnung” con su solo de saxofón desafinado y marimbas arpegiadas no se salvan en ser más innecesario que divertido. También está “Plains” el cuál ya se sale demasiado de su temática y acaba sonando como un B-side de Fading Frontier.

La mejor parte del disco (al igual que en todo buen disco de The Kinks) son las letras. Por mucho que Cox diga que no hizo a las letras como algo político, no me la creo. Es difícil imaginarse a “What Happens To People?” en otro contexto que en el de China, Rusia y Arabia Saudita callando a todo aquel que haga cualquier objeción a la regla, o es difícil ver a “Death in Midsummer” como una súplica para que la gente se despierte y empiece a actuar para mejorar sus vidas y el de los demás con toda la discordia que nos rodea.

No es mal disco, pero puedo vivir sin este.

Mejores Canciones: Death In Midsummer, Greenpoint Gothic, Futurism, Nocturne

Peores Canciones: No One’s Sleeping, Detóurement, Tarnung

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.