Ossia – Devil’s Dance (Dub, Ambiental, Techno, Electrónica basada en estática)

Calificación: 8/10 (Recomendación Auditiva)

Por muy rebuscado que sea equivaler al diablo mismo con este disco, Devil’s Dance sabe crear suficientes paisajes amenazadores con estática y distorsión como para pintarse a sí mismo su propio Chernobyl con PVC y granulado.

Lo he dicho miles de veces y lo seguiré diciendo hasta que me muera yo o ustedes se mueran de aburrimiento de escucharlo: para ser un buen artista de música electrónica se necesitan crear sonidos vívidos y claros que traigan imágenes específicas a la cabeza. Ningún otro género como la electrónica se puede equiparar tan directamente con la pintura ya que este hace un trabajo casi idéntico, la única diferencia que en uno el cuadro es creado con sonidos, temporalidad y trucos de sonido.

Ya el año pasado aplaudí a artistas como Nicolas Jaar, DJ Koze, SOPHIE y Objekt por lograr este cometido de inmersión total, y ahora es turno de un nuevo jugador en la línea: Ossia. Fuera del tenebroso disco de Black to Comm que salió hace unos días, Devil’s Dancees el disco de música electrónica más vívido que ha salido en lo que va del año. Tanto en sus momentos más directos como en los experimentales, Devil’s Dance no decepciona en crear un paisaje blanco y gris que hace pensar a uno en muchas cosas, todas de ellas negativas.

Lo que Ossia ha creado en este disco no es muy cercano a cualquier idea tradicional sobre el diablo o el infierno. Es más fácil entender el disco si se ve a la idea del diablo en este disco como una representación sobre la amenaza que nos encierra todos los días. Sintetizadores granulados y estática parecida a la de tu TV de cable pero con mayor control de contrastes son usados aquí para crear un ambiente de amenaza sintética y constante. Todo eco, toda distancia, todo sonido que viaja por el espacio sónico de este disco parece nacer con la intención de pintar la posibilidad de una ruina certera.

El ejemplo más obvio de esto son las canciones “Radiation” y “Devil’s Dacne”. En la primera canción un saxofón es interpuesto entre sí con múltiples capas granuladas y distanciadas para hacer de la canción en algo que podría ser Nü-Jazz si este fuera tocado a la mitad de Chernobyl; un aire de suciedad y tensión hacen de esta armonía en algo más parecido a una advertencia que a una canción. “Devil’s Dance”, por el otro lado, no utiliza más que este mismo ambiente y una batería para crear un ritmo otra vez amenazador pero que ahora está basado en cuerdas rítmicas a punto de reventar; todo se escucha sintético al extremo, pero extrañamente vívido al mismo tiempo.

No es hasta la última pieza de 20 minutos, “Vertigo”, que uno entiende a qué se refiere Ossia con diablo e infierno. Esta pieza que combina vapor, naturaleza, estática, saxofones y tinitus es de esas creaciones ambientales que difícilmente pueden ser definidas más allá de la palabra “experimental”. Combinando un poco de todo lo que el disco mostró de sí, esta canción muestra ser la más inquietante y tenebrosa de todo un disco que se mostraba a punto de aventarse encima de uno sin nunca cumplirlo.

Enajenación y despersonalización, contaminación y ofuscación, estática y ceguera; sea lo que sea que este disco represente para uno, se puede asegurar que la tensión la va sentir hasta adentro de los huesos.

Mejores Canciones: Radiation, Devil’s Dance, Dub Hell

Peores Canciones: …

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.