Trust In The Lifeforce Of The Deep Mystery – The Comet Is Coming (Jazz Espacial, Nu Jazz)

Calificación: 6/10

Shabaka Hutchings, el saxofonista de la banda de jazz Sons of Kemet, deja atrás toda tradición africana y regresa con un proyecto que trata de ser tan trascendental como Sun ra y tan épico como un Miles Davis tardío. Solo algunas canciones logran esto, pero tarde o temprano uno trasciende; digo, solo escuchen “Summon The Fire” y traten de demostrarme lo contrario.

Cuando una banda hace un disco buscando posicionar al audio-oyente en un lugar, y no tanto en un sonido o idea, esta tiene que estar 100% consciente de los problemas que esta representación auditiva puede tener en este espacio. Cuando se quiere representar a la oscuridad uno debe de asegurarse de dar suficiente luz a los sonidos para no opacar demasiado; si se quiere estar completamente en la luz es necesario no sobresaturar de brillantina y darle un poco de espacio al sonido; a la depresión se le tiene que dar tintes de diferenciación y no crear música deprimente genérica solo por temática sin ningún tipo de idea ancla; y si uno quiere representar al espacio, uno debe de saber encapsularlo para no dejar que el infinito se trague a los sonidos y evitar vacíos en nombre de la temática o ecos eternos en nombre de lo mismo. Ya sabrán porque abro con esta opinión; The Comet is Coming no brilló por saber atrapar su temática coherentemente, incluso si muchas de sus canciones son verdaderas joyas de la electrónica Jazz.

Para los no iniciados, el año pasado el saxofonista Shabaka Hutchings lanzó uno de los mejores discos de Jazz de ese año con su banda Sons of Kemet. Haciendo de la tradición africana y jamaiquina en un medio para criticar a Inglaterra, este disco juntó tantos estilos e ideas que era imposible no quedar en trance con tanto tambor y percusión a travesado por géneros. Este disco no solamente posicionó a esta banda en el mapa por primera vez, pero hizo de sus integrantes en algo para seguir por lo prometedor que su estilo propio demostró tener en el Jazz.

Un año después el saxofonista ha lanzado un disco nuevo junto a sus otros compañeros espaciales. Shabaka “King Shabaka” Hutchings, Dan “Danalogue” Leavers y Max “Betamax” Hallet han combinado proezas rítmicas en el saxofón y habilidades intergalácticas en los sintetizadores para situarnos en algún planeta donde el jazz es aire. A aire hace referencia y en aire se convierte el sonido, porque incluso con solo 45 minutos de longitud uno encuentra pasajes largos donde la mente vuela y se le olvida que está escuchando un disco de Jazz.

Esta es la razón principal por la que Trust In The Lifeforce Of The Deep Mystery no despega tanto como debió en un principio; la suma de sus partes es más satisfactoria que el total, y se siente al escuchar el disco de principio a fin. ¿Canciones buenas? “Birth of Creation”, “Summon The Fire”, “Timewave Zero”, “Blood of the Past” junto a su monologo increíblemente profundo y emocionante que trata sobre la decadencia humana en una sociedad constantemente hambrienta y constantemente comiendo, y hasta “Unity”. Pero, ¿De verdad se siente que las canciones son maravillosas al ser escuchado de principio a fin? Solo a veces. Es imposible no emocionarse en la totalidad de “Summon The Fire”, en el solo de percusiones de “Timewave Zero”, en el monologo de “Blood of the Past”, o en …. . Pero esto solo demuestra que hay un hueco de sonidos y canciones envueltas en ecos infinitos que simplemente se pierden para nunca volver.

Las razones por lo que esto pasa son varias. Una de estas es cómo los ritmos son enfatizados únicamente por una de sus partes, lo cual no es suficiente; si uno quiere crear verdadero ritmo no puede dejarle el trabajo completo al soxofonista o al pianista o incluso al baterista (aunque este es más debatible), el ritmo es un trabajo conjunto como lo fue en Your Queen is a Reptile de Sons of Kemet. Además de esto, una producción uniforme ruega para que uno se distraiga: entiendo la necesidad de aumentar ecos y vapores para crear un escape al espacio pero cuando tu música se escapa tan rápido como las mismas estrellas que adornan al espacio, uno debe de cuestionarse si la temática no se está anteponiendo a lo interesante del sonido.

No es mal disco, y uno se va a sentir en las nubes lo suficiente para hacer de la experiencia en algo más inmenso de lo que el Nu Jazz tiende. Solo esperemos que el futuro traiga espacios más iluminados y menos perdidos.

Mejores Canciones: Summon The Fire, Blood of the Past, Timewave Zero, Unity

Peores Canciones: Astral Flying

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.